domingo, 17 de julio de 2016

ERES PERFECTA Y AUN ASÍ NO TE DAS CUENTA

Hará cosa de año y medio leí un artículo en Vanity Fair que hablaba de Angelina Jolie y Jennifer Aniston, eternas rivales desde que la primera terminó casándose con el novio de la segunda, y me topé con el siguiente párrafo:

“Jennifer Aniston pasó de ser la novia de América con pelo perfecto a la chica que permanece en una pertinaz soltería y se percibe, por tanto, como una amenaza. Más que por sus películas es objeto de comentarios por sus sucesivas rupturas sentimentales y por las dudas acerca de cuándo se decidirá a tener un hijo. Se obvian cosas tan elementales como que una mujer puede tener varias parejas sentimentales o no tener ninguna y vivir una vida plena y feliz, y que tener hijos no es una obligación que va con la condición femenina, sino una elección, cosas que son el primer capítulo de cualquier temario sobre relaciones de género pero que todavía hay que recordar, y más en una sociedad como la americana que ha hecho un negocio mastodóntico de las bodas, y del acto de prometerse en matrimonio un hito vital.”


No hacía mucho había leído el libro ‘El amor se me hace bola’ (sí, literatura de culto no es) y la idea que en él se recoge es prácticamente la misma y puede resumirse con la frase “y a mí lo que me preocupa de todo esto es el mensaje social que reivindica un único modelo familiar, y que ensalza una elección de vida sobre todas las demás.”

El asunto me pareció muy interesante y me dio qué pensar, así que hice algunas anotaciones en mi cuaderno, guardé el artículo de Vanity Fair en favoritos y me dije que éste era un tema estupendo sobre el que escribir en mi blog. No hace falta que os diga que aquella idea nunca se materializó, como tantas otras.

Esta semana Jennifer Aniston ha decidido dar un golpe en la mesa para decir basta ya. Imagino que algo habréis escuchado en relación a la carta que ésta ha escrito en contra de todos esos tabloides que a menudo escriben noticias falsas sobre su vida privada, entre ellas bodas, divorcios y embarazos, y es que si todos esos rumores que la prensa ha atribuido a esta mujer fueran ciertos, tendría ya montado en casa su propio equipo de fútbol. En la carta afirma que “definimos la valía de una mujer en base a su estado civil y familiar” y defiende que “las mujeres no necesitamos estar casadas o ser madres para ser completas. Podemos decidir nuestro propio ‘fueron felices y comieron perdices’ por nosotras mismas”.


No puedo estar más de acuerdo. Tenemos un montón de ideas erróneas grabadas a fuego y de las cuales nos cuesta desprendernos porque sencillamente es lo que hemos escuchado y visto desde que nacimos. Y ésta, la de la maternidad como obligación y no como elección, es una de ellas. Es como si existiera un camino marcado que seguir y ojo con aquella que decida salirse de él, pues allí estará la sociedad capitaneada por los medios de comunicación para preguntarle cada día en tono de reproche qué narices está haciendo con su vida. 

Hace ya tiempo, una mujer que estaba sentada delante de mí en un tren iba hablando por teléfono y cuando escuché la siguiente frase mi cerebro hizo clic: “Tengo que ocuparme de mis hijos cuando llego a casa, así que no pienso perder el tiempo escuchándola hablar de sus clases de yoga y de sus tonterías”.

Esta frase está sacada de contexto, pues desconozco sobre qué y quién versaba la conversación y por supuesto, la situación de la persona que la pronunció, pero me sonó a cierto sentimiento de superioridad. Tengo la impresión de que esa frase venía a decir que, al tener hijos, su vida es mucho más importante y valiosa que la de una persona que no es madre, y que sólo ocupa su tiempo en idioteces, como practicar yoga. Éste es sólo un ejemplo de la tendencia que existe en nuestra sociedad a pensar que la vida de una persona soltera y sin hijos está vacía. Hay millones de cosas, a parte de la maternidad, con las que una mujer puede enriquecer su vida y lograr que ésta sea plena y feliz, como viajar, formarse, aprender idiomas, leer, hacer deporte o, por qué no, practicar yoga.


No me puedo creer que Apple ya esté trabajando en el iPhone 7, y que a la mujer se la siga viendo de la misma manera que hace tres siglos, como alguien cuya función principal en la vida es procrear. Avanzamos mucho en el terreno de la tecnología o en el de la medicina, pero, desgraciadamente, hay cosas que no cambian.

Todo sería mucho más sencillo si desde pequeños nos enseñaran que hay muchas maneras de vivir la vida, que tenemos la suerte de ser libres para decidir cómo será la nuestra y que es fundamental ser tolerantes con la elección que hagan los demás. Recordemos que la felicidad es algo subjetivo, lo que explica que para algunas mujeres la maternidad sea la experiencia más maravillosa de sus vidas, mientras que para otras no. Y tan lícito es lo uno como lo otro.


En España encontramos en Maribel Verdú a nuestra particular Jennifer Aniston, y es que no hay entrevista en la que la pobre mujer no tenga que enfrentarse a las preguntas sobre si piensa ampliar la familia. En una entrevista del verano pasado en El Periódico, la actriz decía que “ser mujer no es sinónimo de ser madre. Es una elección de la vida, no una obligación, y las mujeres no tenemos que dar explicaciones de por qué no queremos ser madres. ¿Por qué no se les pregunta a los hombres por qué no tienen hijos?”

Dejando a un lado el asunto de la maternidad, aunque siguiendo con la presión que se ejerce sobre la mujer, otro de los temas que Jennifer Aniston también abordaba era el del aspecto físico, con frases como:

“La cosificación y el escrutinio a los que sometemos a las mujeres es absurdo y alarmante. La forma en que los medios me muestran es simplemente un reflejo de cómo vemos y describimos a las mujeres en general, con la medida de unos retorcidos estándares de belleza.”

“El mensaje de que las niñas no son guapas a menos que estén súper delgadas, de que no merecen nuestra atención a menos que tengan el aspecto de una supermodelo o una actriz de portada de revista es algo en lo que todos estamos implicados.”

“Me molesta que me hagan sentir inferior porque mi cuerpo esté cambiando y/o me haya comido una hamburguesa y me hagan una foto desde un ángulo raro.”


Podríamos definir esto como el eterno debate. En los medios de comunicación por un lado nos venden la idea de ‘mujer real’ mientras que por otro se mofan de cualquier famosa que tenga celulitis. Decidme si la cosa no es para volverse loca. ¿Las niñas y adolescentes de hoy, que son el principal blanco de todos estos mensajes, qué clase de adultas serán mañana? ¿Por qué los medios de comunicación están empeñados en crear inseguridades y complejos en lugar de reforzar la autoestima diciendo que lo importante es aceptarnos y querernos tal y como somos?

Hace algunos meses Inma Cuesta colgaba esta imagen en su Instagram junto al siguiente texto: 

“Verte y no reconocerte, descubrir que tu imagen está en manos de personas que tienen un sentido de la belleza absolutamente irreal.

Imagino que era necesario resaltar el azul cobalto del vestido, quitar algunos pliegues del mismo y subir los niveles de luz para hacer brillar más mi piel, pero no entiendo la necesidad de retocar mi cuerpo hasta dejarme casi en la mitad de lo que soy, alisar mi piel y alargar mi cuello hasta convertirme casi en una muñeca sin expresión

No es la primera vez que pasa, pero esto sobrepasa los límites de la realidad y me avergüenza.

La foto de la derecha fue sacada con mi móvil directamente del ordenador en la sesión de fotos, yo al completo, sin trampa ni cartón, Inma entera, la de al lado es una invención, es eso que se supone que debería ser... los "cánones" de belleza que "deberíamos" seguir, no me acompleja, no lo entiendo como una señal de lo que lo debería ser, sencillamente me indigna como mujer y me hace reflexionar muy seriamente hacía dónde vamos y reivindicar con fuerza la necesidad de decidir y defender lo que somos, lo que queremos ser independientemente de modas, estereotipos o cánones de belleza.”


Poco tiempo después, Michelle Jenner, también en Instagram se decidía a alzar la voz contra la idea de esa perfección irreal que los medios de comunicación nos venden a diario:

“Mujer. Imperfecta. 

Toca hacer fotos ¡Hay que prepararse! 

Depílate. Eres imperfecta. Todos esos pelos no deberían estar allí. En la cabeza sí, nunca tendrás suficiente. 

Hoy tocan fotos. Tu compañero está listo en dos minutos. Él es un hombre, no necesita todo eso, es guapo tal y como es. ¿Tú? Puede que en hora y media estés presentable. Ya sabes, eres mujer, imperfecta. Tapa la ojera, unifica la piel, oculta ese vergonzoso grano, ¡ay esa arruga!, pinta la ceja, pon más pestañas en las pestañas, rízalas con un instrumento de tortura, más eye-liner para marcar el ojo, colorete, boca perfecta, iluminador en las zonas estratégicas, rimmel como si no hubiera un mañana.

El pelo, tan lacio y tan sin gracia. Más volumen, más bucles, más extensiones, más más. 

Ahora sí, ya te ves un poco mejor. Porque lo necesitas, porque lo quieres. Porque te sientes imperfecta.

La ropa. ¡Qué pecho tan pequeño! ¿Eso es celulitis? Algo que sea sexy, femenino, sofisticado, y por supuesto lo más incómodo posible. No importa si hace frío. Y tacón, que eres bajita y hay que estilizar. Da igual si estás a punto de caerte o te sangran los pies. Eres mujer, imperfecta. 

Ahora sonríe, natural

Ahora mira esa revista: "Nos gustan las mujeres reales", pero esa no, que tiene celulitis y es horrible. Aquella tampoco, ¡has visto qué dedos de los pies!, y esa de ahí tiene el culo un poco caído. Cómo puede ser que no le dé vergüenza salir así. Pero, eh, nos gustan las mujeres reales. Quiérete tal y como eres. Pero no tengas ojeras, ni arrugas, ni pelos donde no toca, ni grasa, ni tetas pequeñas, ni muchos años (si los tienes que no lo parezca), ni un culo muy grande ni muy pequeño, ni uñas mordidas, ni, ya puestos, demasiadas ideas. Pero quiérete. 

Y mañana trabajas y te levantarás hora y media antes por voluntad propia porque tienes que depilarte, maquillarte, peinarte, vestirte. Porque así te ves bien, y guapa, y femenina. Porque tú lo quieres. Porque si no lo haces te sientes desnuda, rara, fea, mal. Porque así te sentirás un rato como se supone que deberías ser. 

Porque no sabes ni por qué ni cómo pero lo llevas grabado hasta el tuétano.

Porque eres mujer. Imperfecta.”


También Leticia Dolera abordaba el tema en su blog ‘No soy una it girl’ con un post titulado ‘¿Vivir con o sin filtro?’, en el que concluía con este párrafo final: “Busquemos un equilibro sano, una relación positiva con nuestro cuerpo y no desconectemos de los poros de nuestra piel,  de las estrías que nos dibujan el camino recorrido, no empleemos ni un segundo más de nuestra vida en juzgar y criticar nuestro aspecto exterior (o el de los demás) basándonos en cánones externos y ocupémonos un poco más de lo que pasa por dentro que seguro es muchísimo más interesante y revelador.”

Aunque esta última idea que defiende que lo importante está en el interior y no en el exterior, puede parecer sacada de un libro de autoayuda, lo cierto es que somos mucho más que una piel tersa o un vientre plano. Por encima de todo somos personas y nuestra valía no tiene nada que ver con nuestro aspecto físico.

Hace un par de días leí una especie de artículo en MSN titulado ‘Tienen poco busto y lucen espléndidas’. Ya sé que de este titular no podía salir nada bueno, pero cuando quise darme cuenta mi dedo ya había hecho clic con el ratón y ya estaba dentro. Se mostraba a diferentes mujeres famosas que tienen un pecho pequeño y una carrera llena de éxitos. Creo que quien escribió el artículo pretendía lanzar un mensaje positivo como 'aunque tengas poco pecho, puedes triunfar en la vida', pero el simple hecho de tener que recalcar algo así me parece absolutamente machista. Estas son algunas de las perlas que encontré:

“Poseer un busto grande es considerado como una señal de sensualidad. Sin embargo, algunas celebridades rompieron con el paradigma y no sucumbieron a la tentación de operarse.”

 Aquí ya te están dejando claro que si tienes poco pecho no eres una persona sensual. Acéptalo. Y por cierto, operarse el pecho es toda una tentación a la que sólo con la suficiente fuerza de voluntad podrás sucumbir.

“Keira Knightley: la actriz, famosa por su papel en  'Piratas del Caribe', tiene buen gusto a pesar de tener un busto pequeño.” 

Ese ‘a pesar de’ me sobrecoge el alma. 

“Gal Gadot (sobre su participación en la película Batman V Superman): su complexión y el tamaño de sus pechos fueron rechazados por los fans de la película. Al final, su actuación convenció a la mayoría.” 

¡Increíble! ¡Con pecho pequeño y todo al final actuó bien!

“Taylor Swift: su pequeño busto no ha impedido que su popularidad decaiga en lo más mínimo.” 

¿Cómo es posible que una mujer con poco pecho pueda ser popular?

Para terminar, al hilo de todo esto y nombrando de nuevo a Keira Knightley, en el verano de 2014 la actriz posaba en topless para la revista 'Interview Magazine'. Si Jennifer Aniston ha tenido que defender hasta la saciedad su, de momento, no maternidad, a Keira le ha tocado hacer lo mismo con sus pechos pequeños. En más de una ocasión la actriz ha defendido que no es menos mujer por ello, llegando a reivindicarlo con este posado. 

“Es una fuerte declaración de intenciones y una victoria para las mujeres de pechos pequeños", asegura la columnista Claire Cohen en el Daily Telegraph. "Los pechos realmente pequeños no se han considerado tradicionalmente como deseables. A menudo son ignorados. Al posar en topless, Keira está refutando todo eso. Está desechando la idea de lo que deberían o no deberían ser las formas de una mujer desnuda, tomando control de su propia imagen y diciendo: Soy yo".


Bravo por Keira Knightley, Jennifer Aniston, Inma Cuesta y todas esas mujeres que se atreven a alzar la voz y están poniendo su granito de arena para conseguir que la sociedad acepte de una vez que las mujeres no somos un objeto, que existen muchas maneras diferentes de sentirnos realizadas y que cada una debe escoger la suya sin miedo a ser juzgadas.


"Eres perfecta y aun así no te das cuenta"
Luis Ramiro


14 comentarios:

  1. Me ha encantado tu post , me parece muy interesante todo lo que dices y no puedo estar más de acuerdo contigo . Es muy sano hacer estas reflexiones sobre las mujeres y reivindicar nuestra libertad de vida. Un besazo guapísima. Te espero en mi nuevo post comovestirsealostaytantos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Me encantó la entrada, Jenifer Aniston tiene toda la verdad, somos mujeres y somos completas, no necesitamos un novio, un esposo, un hijo para ser feliz, y espero que de a poco la sociedad vaya aceptando eso, que es una realidad que una puede ser soltera y completamente feliz ♥ jaja
    Saludos, soy nueva por tu blog, te guardo en favoritos que el gadget de seguidores me anda horrible, a penas se arregle te sigo, nos leemos pronto :)

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post, aysss como echo de menos que publiques más a menudo. A ver si una vez al mes puedes jejeje ;-p jejeje. Estoy totalmente de acuerdo con Jennifer Aniston y otras famosos. Para mi Maribel Verdú es un gran referente, siempre pongo su ejemplo ya lo decía. Un besito.

    ResponderEliminar
  4. Me ha ENCANTADO este post y no puedo estar más de acuerdo con lo que dices.
    un besito guapa,
    Marimar
    -laruedelamode-

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo! La maternidad es una elección , no obligación!
    Pero si lo eliges es maravilloso , lo dice " una mamá" jeje
    Besitos!

    ResponderEliminar
  6. Super post muy interesante y muy de acuerdo en la mayoria de cosas
    Imaginate que en mi trabajo prorizan las que tienen hijos a la hora de pedir vacaciones ... Uff calentits estoy con el tema
    http://www.sweetcarolblog.com/2016/07/escapada-bibao.html?m=1

    ResponderEliminar
  7. Hola preciosa!! me ha encantado tu post, un tema super interesante y la verdad es que no podria estar mas de acuerdo con eso de que la maternidad es una eleccion. Verdaderamente deberiamos liberarnos de todos esos prejuicios arcaicos y que cada una hagamos lo que nos de la gana cuando nos de la gana sin tener que seguir ningun tipo de rol.
    Muchas gracias por pasarte por mi blog, yo tambien me quedo por el tuyo :)
    Nos leemos preciosa!
    Un besote enormee!!

    http://baulderaquel.blogspot.com

    ResponderEliminar
  8. ¡Totalmente de acuerdo con todo! Cada una de nosotros somos perfectas y únicas, debemos querernos siempre muy mucho. ¡Nosotras lo valemos! :)

    Un besito cielo ❤
    Melania | modeintechnicolor.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. un aplauso por tu post y por todas las verdades que dices en él!! cuando abriremos los ojos y aprenderemos a querernos tal y como somos, que somos únicas y perfectas tal cual!!

    un beso enorme tesoro
    www.aprendiendoaquererme.com

    ResponderEliminar
  10. Que buen post guapa y cuanta razón tienes... Lo importante es aceptarse y no juzgar :D

    ¡Besos mi ChicAdicta!
    www.piensaenchic.com

    ResponderEliminar
  11. Amazing post!
    Happy Holidays!
    Gil Zetbase
    http://gilzetbase.com/

    ResponderEliminar
  12. Un post acertadísimo, estoy de acuerdo desde la primera palabra hasta la última, lo peor es que a veces son las propias mujeres las que mas se escandalizan con algunas cosas, como por ejemplo el no tener hijos. ¡Un beso!

    www.luciagallegoblog.com

    ResponderEliminar