sábado, 21 de febrero de 2015

GUAPIFEOS: ELLOS DEMUESTRAN QUE NO TODO ES LA BELLEZA

A todas nos ha pasado alguna vez, y la que diga lo contrario miente. Son las ocho de la mañana. Vas en el autobús de camino al trabajo con la legaña todavía pegada en el ojo y agarrándote a una barra con uñas y dientes para no terminar besando el suelo, cada vez que el conductor pisa el freno ante un semáforo en rojo. En una de las paradas, sube un chico que se coloca a tu lado y enseguida te llama la atención. Y es entonces cuando te recreas mirando su reflejo en el cristal. “Guapo no es, desde luego – te dices a ti misma – pero tiene algo que me encanta y hace que no pueda dejar de mirarle”.

¿Será su pelo? ¿Será su manera de vestir?  La realidad es que no lo sabemos. Esto pasa a formar parte de los misterios de la humanidad, junto con el por qué las hombreras han estado alguna vez de moda y quién inventó aquella historia cuyos protagonistas eran Ricky Martin, un perro y un tarro de mermelada. El caso es que hay tipos por ahí, que sin ser guapos, nos vuelven locas. Su manera de hablar, de caminar y de sonreír les hace muy atractivos. 

Un claro ejemplo de ello es Eddie Redmayne, ese actor  inglés que tan de moda está gracias a su última peli ‘La teoría del todo’, con nominación al Oscar como mejor actor incluida (merecidísima, por cierto, porque el chico lo clava). En él, ese atractivo intangible del que hablamos, no se puede negar. El tío es de los más elegantes en la alfombra roja, pero también cargando con su maleta en un aeropuerto. Nos gusta su voz, su pelo, su sonrisa… cualidades que parecen ganarle el pulso a la belleza convencional. Así que yo por lo menos compro. Me lo quedo.


¿Y qué me decís de Robert Pattinson? ¿Cómo es posible que tuviera locas a las adolescentes (y no tan adolescentes) de medio mundo? La respuesta en muy sencilla. Ese look aparentemente desaliñado de camisa de cuadros y pelo despeinado (él mismo decía que no se peinaba nunca) nos encanta. No sabemos si adrede o sin pretenderlo, pero este chico es muy cool, y contra eso los guapos no pueden luchar.


Las fans de ‘Pretty Little liars’ entenderán perfectamente que incluya a Keegan Allen en esta lista. Guapo no es, pero con esos ojos ya nos tiene ganadas. Además, su personaje en la serie es taaaan adorable.


¿A quién le importa que un chico sea guapo o feo si te canta como lo hace Adam Levine? A eso hay que añadirle que como actor tampoco lo hace nada mal, como descubrí en ‘Begin again’. Y esos tatuajes en los brazos son un plus. Definitivamente… tiene su punto.



Pero tampoco hace falta irnos tan lejos en busca de guapifeos, porque aquí, en territorio nacional, también habitan unos cuantos. Seguro que estamos de acuerdo en que el guapifeo español por excelencia es Quim Gutiérrez. Esas orejas y esos incisivos separados deberían bastar para quitarle el guapi y quedarse con el feo a secas… pero qué le vamos a hacer, el chico tiene rollo, y mucho. A esa barba y a esos pitillos remangados, no podemos decirles que no.


Como no podía ser de otra manera, su amigo Raúl Arévalo también tiene que ser incluido en esta lista. Interpretativamente hablando es de lo mejorcito que ha dado este país, y eso, estando tan acostumbradas a ver Marios Casas en la pantalla, se agradece. Pero además de su talento, también tiene un no sé qué por el que nos sentimos atraídas, como los mosquitos hacia la luz. Un tío simpático, con gracia, sencillo, que podría ser perfectamente tu vecino el del tercero y que sale airoso tanto cuando hace de policía intenso como cuando hace de pijo venido a menos.


Y hablemos, por último, de Dani Rovira, quien vive uno de sus mejores momentos gracias a ese Goya que ganó hace dos semanas. Él es el ejemplo viviente que demuestra que no es un tópico decir que a las mujeres nos gusta que nos hagan reír. Sí, chicos, podéis ganarnos con el sentido del humor. Es más, SEGURO que nos ganáis con el sentido del humor, porque no somos tan superficiales como creéis. Dani lo sabe, y os lleva ventaja.


¿Quién es ese guapifeo por el que suspiráis vosotras?

Mucho más en Siempre nos quedarán los jeans, Facebook y Twitter


jueves, 19 de febrero de 2015

EL ESTILO DE... EMMA STONE

Es habitual ver a Emma Stone día sí y día también en presentaciones, estrenos y saraos varios, pues se encuentra en el punto álgido de su carrera, gracias a esa nominación al Oscar por su papel en Birdman. Así que aprovecho este tirón para repasar sus mejores looks y descubrir cuáles son las claves de su estilo (porque estilo tiene, y mucho).

No sabemos cómo lo hace, pero es imposible pillar a esta chica en un descuido. Da igual que la fotografíen en la alfombra roja, en una carrera benéfica o paseando al perro, ella siempre está perfecta y acierta escogiendo sus looks en cualquier ocasión.

No es difícil darse cuenta de que es una fiel seguidora de tendencias, y sin embargo, su imagen resulta sencilla y natural, como si no hubiera dedicado más de cinco minutos en escoger qué ponerse. Los pantalones vaqueros son sus aliados perfectos  y no duda en dar cierto toque masculino a sus looks con chaquetas oversize y gorros de estilo beanie. En sus outfits de noche, es incapaz de decirle que no al estilo vintage, y es que a veces parece sacada de la época dorada de Hollywood.

A continuación os dejo una selección de sus mejores looks.

A menudo nos demuestra que el frío puede combatirse de una manera estilosa. Pantalones vaqueros, botines y un buen abrigo, son sus prendas todoterreno para afrontar el día a día.


El beanie es su complemento estrella, y es que los tiene de todos los colores.


Tampoco escapa a la tendencia oversize, pues a menudo luce abrigos de este estilo.


Cuando el tiempo lo permite, cambia los jeans por faldas o vestidos, que combina a la perfección siendo fiel a su particular estilo.


En primavera y otoño, con la llegada del entretiempo, predominan sus looks con chaquetas de punto y bailarinas.


Pero, aunque no se le puede poner ninguna pega a su street style, es sobre la alfombra roja donde podemos ver sus outfits más especiales. 

En más de una ocasión ha dejado claro que se siente atraída por los vestidos de estilo retro. Los ha lucido de distintos colores y estampados, pero todos tienen algo en común: el vuelo de la falda y el largo tobillero.


Los vestidos lady y el cuello Peter Pan también la caracterizan.


A veces renuncia a su estilo clásico y arriesga en sus vestidos de noche con detalles de lo más modernos, como el crop top o las transparencias.


Su paleta de colores es de lo más variada. Sabe que el blanco y el negro nunca fallan, pero tampoco huye de otros tonos más intensos y atrevidos.


Cuando opta por falda y top, sigue decantándose por el estilo vintage.


Para terminar, también le hace un hueco a los pantalones en las grandes ocasiones, como en los últimos Globos de Oro, cuando fue catalogada como una de las mejores vestidas de la noche.


¿Qué os parece su estilo? ¿Os gusta más en la alfombra roja o preferís su street style?


domingo, 15 de febrero de 2015

LAS OVEJAS NO PIERDEN EL TREN

Título: Las ovejas no pierden el tren
Año: 2015
Director: Álvaro Fernández Armero
Actores: Raúl Arévalo, Inma Cuesta, Alberto San Juan, Candela Peña, Jorge Bosch, Irene Escolar, Kiti Mánver
Duración: 103 minutos
País: España
Género: comedia


Con ‘Las ovejas no pierden el tren’, Álvaro Fernández Armero, su director, puede darse más que satisfecho al cumplir sus objetivos. Por un lado, lograr que el espectador se evada de la realidad y durante un rato olvide esos problemas del día a día que terminan por ahogarle, y por otro, inyectarle una buena dosis de optimismo respecto a la realidad social que nos ha tocado vivir en este país.

La película narra la historia de una familia normal y corriente, con sus más y sus menos, como todas. La pareja compuesta por Luisa (Inma Cuesta) y Alberto (Raúl Arévalo), decide afrontar el reto de abandonar la capital para instalarse en un pueblo, cosa que él no lleva muy bien. La hermana de ella, Sara (Candela Peña), vive angustiada al darse cuenta de que los años pasan sin encontrar al hombre de su vida, con el que casarse y formar una familia.  Y mientras, el hermano de él, Juan (Alberto San Juan), vive una segunda juventud junto a su novia, quince años más joven, tras haberse divorciado de su mujer, con la que tuvo dos hijas.


El reparto de actores no puede estar mejor escogido, con un maravilloso Raúl Arévalo a la cabeza. Candela Peña, en su papel de treintañera desquiciada, está sublime, y Alberto San Juan nos brinda los mejores ratos de risas, encarnando al personaje que, en mi opinión, tiene la vida más patética de todas las que se dibujan en esta historia.

Como amante de la moda que soy, destaco el magnífico trabajo realizado por el equipo de vestuario. Me gusta el estilo tan chic del personaje de Inma Cuesta. Pero sin duda, es con Raúl Arévalo con quien se superan. Sus looks de granjero urbanita son de diez (sé que cuando veáis la peli me daréis la razón).


Y ahora, después de esto, ha llegado el momento de ponerme trascendental (hay tiempo para todo).

Cumplir años sin alcanzar tus objetivos y desviándote del camino que una vez marcaste, asusta, y mucho, y al final la crisis personal es inevitable. Y es justo ahí, en ese punto, donde están  todos los personajes que componen la película, en intentar encontrar ese rumbo a su vida que, sin saber cómo, una vez perdieron.

El mensaje que esconde esta comedia ligera bajo un buen puñado de risas, es el de que las segundas oportunidades existen, y que no importa que un día perdieras un tren, porque mañana pasará otro. Fernández Armero recuerda a todos aquellos que hoy se encuentran perdidos, que la vida nunca es como la habíamos planeado, pero que, aun tomando un camino improvisado, puede ser mucho mejor.

El personaje encargado de enseñarnos esta moraleja, es el de Raúl Arévalo. Sin duda, todos aquellos que vemos trabas para ejercer una profesión que amamos y para la cual nos hemos formado, nos hemos sentido identificados con él. Puede que la solución sea encontrar un plan B y buscar la felicidad en otra parte, tal y como él hace.



En esos momentos en los que te sientes el ser más desgraciado de la tierra, te levanta un poco el ánimo ver reflejada en la pantalla  vidas tan desastrosas como la tuya propia, y ‘Las ovejas no pierden el tren’ es la película perfecta para ello. No dudéis en verla si queréis pasar un rato agradable y comprobar con vuestros propios ojos que aunque no tengas el curro soñado, te cueste llegar a fin de mes y te resulte complicado encontrar al hombre/mujer de tu vida, no todo está perdido. Tu tren aún está por llegar ¡Será por trenes!




viernes, 13 de febrero de 2015

TRES LOOKS PARA SAN VALENTIN

¡Por fin llegó el viernes! y con él, el fin de semana. Planes de todo tipo se avecinan para desconectar de la rutina diaria en la que a veces nos vemos atrapados entre semana. Además, éste promete ser un finde de lo más especial, pues no sólo estamos en plenos carnavales, sino que mañana 14 de febrero, como todos sabéis, es San Valentín.

Y si cualquier martes por la mañana no tenemos ni idea de qué ponernos para ir a la oficina, no queremos ni hablar del dilema que se nos presenta en un día como éste, pues a pesar de tener un armario lleno de ropa, allí estaremos, ante él, a punto de entrar en una crisis nerviosa, mientras nos hacemos nuestra pregunta favorita: "¿Qué me pongo?"

Así que ahí van algunas ideas para encontrar el look perfecto de San Valentín, sea cual sea tu plan.

Empezamos con el clásico: cenita romántica en un buen restaurante (el Foster's Hollywood puede sobrevivir sin nosotros un fin de semana). Un vestido estilo lady combinado con los clásicos salones negros, nunca falla. Como complementos, añadimos un pequeño clutch y una pulsera discreta y ¡listo! 


Si después de la cena, tenéis pensado ir a tomar unas copas a algún sitio guay, de estos en los que los gin tonics parecen ensaladas, no dudes en arriesgar y opta por el look lady rock, compuesto de falda, crop top y perfecto de cuero. Si escoges el binomio blanco y negro, acertarás rompiendo la monotonía con un toque rojo en los pies.


Por último, no existe ningún reglamento que prohíba utilizar vaqueros en San Valentín, así que si lo que quieres es estar guapa sin renunciar a la comodidad ¡adelante! Me ha parecido escuchar, así muy de pasada, que hoy se estrena en España 'Cincuenta sombras de Grey', así que ¿por qué no ir a verla y después irse de tapas para celebrar el día de los enamorados? Para un plan relajado como éste, con unos jeans, una blusa bonita y un abrigo batín estarás perfecta.


¿Me contáis cuál va a ser vuestro look escogido para San Valentín?



domingo, 8 de febrero de 2015

LOS MOMENTAZOS DE LOS GOYA 2015

Suele pasar. Estás en casa conversando con amigos mientras la tele suena de fondo intentando captar, sin éxito, el interés de los presentes. Pero algo aparece en pantalla que os llama la atención y relega vuestra conversación a un segundo plano. Van pasando los minutos, de vez en cuando alguien comenta algo, os reís, hacéis apuestas sobre lo que ocurrirá y cuando te quieres dar cuenta llevas tres horas pegada a la tele.  

Lo confieso. Esto me ocurrió a mí ayer y me convierte en culpable de haberme tragado la gala de Los Goya de principio a fin, con discursos incluidos. No sé si sería la gracia y el desparpajo de Dani Rovira, la satisfacción de acertar quién se llevaría casi todos los galardones o lo mucho que me gusta que premien a Antonio Banderas (más bien, lo mucho que me gusta Antonio Banderas, a secas), pero me vi poseída por una fuerza interna que me impedía apagar la tele o cambiar de canal.

Sin duda, la de ayer fue una de las mejores galas que nos han ofrecido en los últimos años, y nos dejó unas cuantas perlas que quedarán para la posteridad. Procedamos pues a enumerarlas.

EL NÚMERO MUSICAL

Sinceramente, cuando supe que iban a abrir con un número musical, se me quitaron las pocas ganas que tenía de ver la gala, pues no me veía capaz de volver a soportar otro numerito compuesto de rimas ridículas y coreografías absurdas, dignas de taparte la cara con el cojín que tengas más a mano. Pero me sorprendieron gratamente. Ese 'Resistiré' entonado a coro entre todos mientras se mantenían tan erguidos y dignos sobre el escenario, me pareció EL MOMENTAZO. Nunca he visto a nadie protestar y darle en la cara al gobierno de una manera tan elegante.  “Soportaré los golpes y jamás me rendiré, y aunque los sueños se me rompan en pedazos, resistiré”, cantaban al unísono. Sin duda, un lema acertado para el cine español, porque a pesar de los palos que le está dando el gobierno en los últimos años (recorte en subvenciones, IVA al 21%...) en nuestro país se está haciendo mejor cine que nunca. Lo que demuestra, afortunadamente, que el talento y las ganas pueden con todo.


JAVIER GUTIÉRREZ,  MEJOR ACTOR PROTAGONISTA

Me declaro fan incondicional de Raúl Arévalo, pero el día que vi ‘La isla mínima’, salí del cine convencida de que Javier Gutiérrez era el alma de la película. El tío lo bordó, y nos dejó con la boca abierta a todos aquellos que recordábamos su irritante papel de ‘Josico’ en 'Los Serrano'. Tal y como Dani Rovira dijo al principio de la gala, él había demostrado que un cómico podía interpretar un papel dramático, mientras que lo contrario era más difícil. Así que, Javier Gutiérrez está más que perdonado por haberle arrebatado el Goya a Raúl Arévalo, porque siendo justos, se lo merecía. Y punto.


EL DISCURSO DE ANTONIO BANDERAS

Seamos sinceros. Los discursos son aburridos y sólo le interesan a la madre de quien los pronuncia, pero el resto de los mortales aprovechamos esos minutillos para ir al baño, saquear la nevera o consultar nuestro Facebook. Sin embargo, un discurso como el de Antonio Banderas te llama, te atrapa y te mantiene con el culo pegado al sofá. Emotivo, sincero y agradecido. Tuvo tiempo para todo. Para contarnos una divertida anécdota de Taylor Swift, para acordarse de sus inicios, para inspirar ánimo a los actores más jóvenes, para pedir perdón a su hija por no haberle dedicado el tiempo suficiente, y por supuesto, para ganarse a los españoles (todavía) un poquito más. Si a alguien le quedaba alguna duda de que Antonio Banderas lleva su país y ‘su Málaga’ allá por donde va, ayer quedó más que demostrado. Qué fácil es querer a este hombre.


EL VESTIDO DE BLANCA SUÁREZ

En mi opinión, la alfombra roja de ayer, fue de las peores de los últimos tiempos. Algunas iban correctas (que no espectaculares), otras regular y otras francamente mal. Además,  ni si quiera he podido agarrarme a mi equipo incondicional, esas que nunca fallan, formado por Juana Acosta, Elena Anaya, Maribel Verdú y Manuela Velasco, porque las dos primeras me defraudaron y a las dos últimas las eché de menos. Pero no pasa nada, porque allí estaba Blanca Suárez con su maravilloso Zuhair Murad mejorando la estadística y dispuesta a acaparar todas las miradas. De un color vino precioso, el diseño combinaba cuerpo de pedrería y transparencias y falda lisa con volumen. Todo un vestido de princesa, pero con un puntito moderno.


DANI ROVIRA, MEJOR ACTOR REVELACIÓN

El Goya a mejor actor revelación llevaba el nombre de Dani Rovira desde el pasado mes de marzo. Él ha sido el gran descubrimiento de 2014, pues sorprendió con sus dotes para la interpretación a todos aquellos que le seguíamos como monologuista. Si el premio se lo hubiera llevado otro actor, como Jesús Castro (por poner un ejemplo al azar), sin duda, ésta habría sido la decepción de la noche.

 
UNA GALA REIVINDICATIVA, PERO SIN PASARSE

Uno de los peros que llevo poniendo a las galas de los Goya durante los últimos años, es que estaban demasiado politizadas. Defiendo que protesten, reivindiquen y alcen la voz, ya que al menos ellos tienen la suerte de ser escuchados, pero sin resultar cansinos. Parece que lo han entendido, y ayer lo consiguieron. Las críticas a los recortes y las puyitas a Wert estuvieron presentes, pero al menos nos dieron tregua y nos dejaron disfrutar de una gala que celebraba los éxitos del cine español, en lugar de girar en torno a la protesta.

EL GOYA QUE CARMEN MACHI DEDICÓ A AMPARO BARÓ

Todos los que vimos el discurso de Carmen Machi nos emocionamos, y es que acordarse de los que ya no están siempre es bonito. La galardonada dedicaba su premio a su amiga Amparo Baró, fallecida hacía apenas una semana. No pude evitar retroceder en el tiempo y recordar a la entrañable Sole propinando una de sus características collejas a Aída en 'Siete vidas'. “Añorada, bendita, amada Amparo Baró, esto es para ti”, concluía Carmen Machi. Chapó.


NEREA BARROS, MEJOR ACTRIZ REVELACIÓN

Descubrí a esta actriz en ‘El tiempo entre costuras’, interpretando a aquella secretaria que traicionaba a su jefe para ayudar a Sira Quiroga. Y me gustó. Me gustó mucho. Creo que tiene una cualidad muy valorada en un actor, y que muchas veces brilla por su ausencia: sabe dar realismo a sus personajes con su voz.

Volví a verla en ‘La isla mínima’, donde está soberbia en la piel de la madre de una adolescente desaparecida. Literalmente, está de Goya, así que la incluimos entre los premios merecidos de la noche.


LA GRACIA DE DANI ROVIRA

Hace años que sabemos que Dani Rovira es gracioso, así que anoche no descubrimos nada nuevo, pero sí nos reafirmamos. Gracias a él, la gala estuvo llena de momentos cómicos, como cuando entregó las llaves de su Opel Kadett a Penélope Cruz, le comentaba a Javier Gutiérrez que no tenía la estatura mínima que se exige para ser policía o narraba los trailers de películas inventadas. Además, este chico vale para todo. No sólo hace monólogos y ejerce de actor, sino que, tal y como anoche descubrimos, sale airoso presentando la gala de los Goya y ¡sabe cantar! A esto lo llamo yo versatilidad, o como dirían nuestras abuelas ¡qué chico más apañado!


Y hasta aquí mi lista de momentazos de los Goya 2015, dicha la cual me gustaría añadir el gran pero que le pongo a la gala, y es que, como suele ser costumbre, el bacalao se lo reparten entre cuatro. Estaría bien, por una vez, que los premios estuvieran repartidos. Ayer, según se iba desarrollando la gala, pude adivinar quienes serían los premiados en casi todas las categorías. Una de dos, o yo tengo dotes de futuróloga o lo que ocurrió era de lo más previsible y se veía venir de lejos. Siendo ‘La isla mínima’ y ‘El niño’ las grandes triunfadoras de la noche y sabiendo que lo que no se llevaba una se lo llevaba la otra, me decanto por lo segundo.



lunes, 2 de febrero de 2015

ICONOS DE LA MODA VINTAGE

Brigitte Bardot, Jane Birkin, Grace Kelly... todas ellas brillaron durante la década de los sesenta, y hoy, cincuenta años después, aún lo siguen haciendo. Son mujeres que supieron distinguirse con un estilo propio, el cual todavía permanece y cuya influencia ha llegado hasta nuestros días, logrando ser una inspiración constante en el mundo de la moda.

Ellas supieron convertir algunas prendas en auténticos mitos y lograr que quedaran grabadas en nuestra retina para siempre, y es que quién no recuerda el vestido negro con el que Audrey Hepburn desayunaba delante del escaparate de Tiffany's en Desayuno con diamantes, o la famosa camiseta de 'New York Herald Tribune' con la que Jean Seberg vendía periódicos en Al final de la escapada.



Pero sus méritos en cuestión de estilo no se limitaban al vestuario de sus películas, pues fuera de la pantalla seguían haciendo gala de su clase y buen gusto. Repasemos el estilo de algunas de las mujeres más imitadas de la historia.


AUDREY HEPBURN


Audrey Hepburn era elegante y refinada hasta el extremo, pero al mismo tiempo trasmitía una imagen fresca y muy natural. Puso de moda las gafas wayfarer, los pantalones piratas, el tacón mini y el pelo pixie. Su diseñador favorito era Hubert de Givenchy, el encargado de vestirle en casi todas sus películas.


TWIGGY


Con Twiggy también llegaron los vestidos baby doll, las mini faldas y las botas altas. Se convirtió en el icono de la moda pop y su corte de pelo y sus largas pestañas eran su seña de identidad. Su peculiar estilo, 'el estilo Twiggy', llamó la atención desde el principio y ha sido de lo más imitado.


GRACE KELLY


La actriz de Hollywood convertida en Princesa de Mónaco desprendía un aire elegante y refinado muy característico. Su estilo era clásico y extremadamente femenino y se decantaba por faldas de tubo, collares de perlas, vestidos lady de vuelo, guantes y grandes gafas de sol. Uno de los bolsos más famosos de la historia, el Kelly de Hermés, lleva su nombre.


JANE BIRKIN


La actriz y cantante londinense tenía un estilo pop muy marcado. A menudo vestía pantalones de campana, shorts o minivestidos y pocas veces se separaba de su complemento estrella, las grandes gafas de sol de montura blanca. Solía llevar una cesta de mimbre, hasta que Jean-Louis Dumas diseñó para ella el famoso bolso Birkin.


EDIE SEDGWICK


La musa de Andy Warhol era una rebelde, y eso se reflejaba en su manera de vestir. Los pendientes grandes, los leggins y su pelo corto teñido de rubio, eran las claves de su moderno look.


JACKIE KENNEDY


Fue primera dama de los Estados Unidos a principios de los años sesenta, época en la que se convirtió en todo un icono de la moda, gracias a su elegancia y buen gusto. Vestidos y abrigos de estilo lady, zapatos de tacón mini, trajes de chaqueta y sombreros componían su fondo de armario.


MARILYN MONROE


Su estilo puede gustar más o menos, pero está claro que marcó una época y que su influencia ha llegado hasta la actualidad. El pelo rubio, el pintalabios rojo y su sugerente manera de vestir formaban parte de su estilo personal, gracias al cual se convirtió en la mujer sexy por excelencia. Dicen que el vestido blanco que lució en La tentación vive arriba es el vestido más famoso de la historia del cine.


CATHERINE DENEUVE


Su máxima siempre ha sido la sencillez, demostrando que el 'menos es más' pocas veces falla. La mejor embajadora del chic francés era especialista en resaltar su feminidad y dulzura con simples detalles, como un lazo en el pelo o el cuello peter pan.


JEAN SEBERG


Gracias a su pelo a lo garçon lucía una imagen muy fresca, natural y desenfadada, que acentuaba con su manera de vestir. Camisas masculinas, faldas de vuelo, camisetas navy... completaban un look muy cuidado y sencillo al mismo tiempo.


BRIGITTE BARDOT


La actriz francesa supo explotar su imagen al máximo, convirtiéndose en el icono sexual de la época. Con un estilo pop y hippie a partes iguales, solía vestir mini faldas combinadas con botas altas y trench y entre sus complementos se encontraban las gafas de sol y el sombrero.


¿Qué os ha parecido la lista de iconos de la moda vintage? ¿Con cuál de ellas os sentís más identificadas?